Probióticos

Su significado en griego es ” a favor de la vida “, lo contrario del antibiótico ” antivida “.

Los probióticos naturales son microorganismos vivos de diferentes especies que viven en simbiosis en nuestro intestino beneficiándose entre ellos. Este conjunto de bacterias se alimenta de la fibra no soluble que contienen los alimentos vegetales que nosotros no podemos digerir. Mejoran y protegen nuestro sistema inmune además de aportarnos nutrientes.

Los podemos encontrar de manera natural en algunos alimentos fermentados que, ingeridos en cantidades suficientes, aportan un gran beneficio a nuestra microbiota y por ende a nuestro organismo.

Me considero fan de los fermentados, no solo por su sabor, nutrientes y beneficios que aportan, sino por lo mágico que me parece su proceso al transforman las moléculas del propio alimento para que resulte más digestivo, más nutritivo y más saludable si cabe.

Probióticos sólidos:

  • Chucrut
  • Kimchi
  • Miso
  • Verduras fermentadas
  • Legumbres fermentadas
  • Queso vegano de frutos secos
  • Encurtidos sin pasteurizar
  • Tempeh

Probióticos líquidos:

  • Kombucha
  • Keffir de agua
  • Keffir de leche
  • Kvass
  • Ginger ale
  • Rejuvelac